ES SARNALHÈRS

Patrimonio - Etnologia - Arte

ES
ES/ AR/ CAT/ FR
enfoques / articulos / LAVADEROS naut / baish
.


Los lavaderos de baish y naut Patrimonio cultural, declarados BIC
(bienes culturales de interés)

Un lavadero es una pila pública para lavar la ropa. Los lavaderos se abastecen de agua de manantiales; el de baish está cubierto y el de naut no. Las lavanderas solían venir a enjuagar la ropa después de lavarla en eth aruscadet. Los lavaderos son públicos y representan lugares vivos de la vida rural.

© Es Sarnalhèrs

El paso al lavadero era la última etapa antes del secado y, como requería grandes cantidades de agua, se hacía en el lavadero. Dos veces al año, las mujeres venían cargadas con grandes cestos, eth breç, llenos de ropa enjabonada para enjuagarla en el lavadero. En aquella época (hasta los años), los grandes lavados se hacían dos veces al año. Echaban la colada al agua, la retorcían doblándola varias veces y la golpeaban con un batidor de madera sobre la piedra para escurrirla lo más posible.
El lavadero era también el lugar donde, en pleno invierno, las mujeres se reunían en el agua helada lavar los callos del cerdo el día de la matanza.

El lavadero de Baish, al final de la calle Sant Peir, originalmente de piedra seca, fue restaurado por Joan Cau en 1927 , fecha inscrita en el lavadero, con un mortero dee cal, recubierto posteriormente de cemento. La captación de agua se encuentra en el prado de arriba y requiere un mantenimiento anual. Está cubierta por un tejado de pizaras. El lavadero de naut situado al final de la calle Mayor, en el GR de Carlac (Natura 2000), es un lavadero abierto, con agua recogida del prado de arriba. Como en el caso del lavadero de baish, las piedras han sido cubiertas con un mortero y luego con cemento.

© Val d’Aran

Hoy en día no es raro encontrarse con una vecina con una palangana que va a lavar ropa pequeña o una alfombra. La vecina que tiñe la lana (Lana aranesa) utiliza el lavadero para enjuagar la lana y la cuelga en el tejado para que se seque. En verano, el frescor del lavadero lo convierte en un refugio ideal para los niños.

un articulo © Es Sarnalhèrs