ES SARNALHÈRS

Patrimonio - Etnologia - Arte

eventos / celebrar / ERA SHASCLADA DETH HAR
.

Es Sarnalhèrs con el Ayuntamiento reactivaron las fiestas del fuego en
Bausen después de 85 años!
junio 2021

La noche de San, Juan 23 de junio, corresponde al solsticio de verano y se celebra en ambos lados de los Pirineos. Es una fiesta dedicada al sol que luego ha cogido un toque católico con
la celebración de St Juan Batista.
Pero la moda, las nuevas preocupaciones… y los fuegos de St Juan desaparecieron casi completamente al principio del XX. Solo unos pueblos como Les lograron mantener una continuidad. A finales del siglo XX, algunos pueblos comenzaron a recuperar la tradición. En 2015, las fiestas del fuego fueron declaradas Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco.
Existen variantes con troncos tumbados o fajos, pero en Bausen, como en Les y St.
Béat, un tronco se parte, se seca y se erige. El tronco este es de un abeto elegido por
ser muy recto. Se baja de la montaña con dos vacas hacia Coret donde se prepara, se
seca y se planta.

La reactivación fue basada en la memoria de los de Toquera, últimos testigos de las fiestas del fuego en Bausen y en documentos de los Archiu Generau d’Aran.

“En la región pirenaica las fiestas del fuego tienen lugar todos los años durante la noche del solsticio de verano. (…) las fiestas del fuego constituyen una ocasión para regenerar los vínculos sociales y fortalecer los sentimientos de pertenencia, identidad y continuidad de las comunidades (…) “
Fiestas del fuego del solsticio de verano en los Pirineos UNESCO

© Es Sarnalhèrs
“Dos o tres hombres con un par de vacas iban allí en el bosque arriba de Pan para elegir el abeto. Un abeto grande, lo ataban a las vacas y bajaban toda la montaña, pasando por Juanet, frente a Camiau – Me acuerdo de una vez que pasaban, se iban hasta Coret. Allí se preparaba eth Har poniendo las cuñas hasta el tope, así se podía abrir el tronco.”
Juanito des de Toquera

Era shasclada:
Se hace el dia de pentacosta.
El tronco se abre en grietas profundas utilizando cuñas que se clavan con golpes de maza hasta el centro. El secreto de una buena quema es el vacío creado por las rendijas: permite al tronco secar completamente y tirar como una larga chimenea. El tramo de la preparación es dividir sin explotar, cada shasclada tiene su punto técnico y refinado.